Alimentos saludables específicos para cada enfermedad

Miércoles, abril 20th, 2011

Además de encontrar consejos para tener una dieta y vida saludable, en este sitio web también podrás encontrar los consejos alimenticios mas efectivos para el tratamiento y cura de cada enfermedad en específico.

Puedes conocer las comidas más saludables según enfermedad en la columna que se encuentra al lado izquierdo de la página.

Si sigues nuestros consejos alimenticios, junto con las recomendaciones de tu médico, podrás mejorar tu calidad de vida, prevenir enfermedades, reducir los malestares, acelerar tu recuperación e incluso podrías encontrar una solución a tu enfermedad.

Por ejemplo, el desarrollo y la aparición de canceres en el organismo humano se desencadena por el estilo de vida que llevan las personas en la actualidad, causas que lo originan son principalmente el tabaco, el alcohol y la poca preocupación de llevar una dieta saludable.

Una dieta sana puede reducir el riego de padecer esta enfermedad un 50%  por lo tanto pon mucha atención a los siguientes alimentos que se recomienda que consumas si deseas prevenir o ayuda complementaria al tratamiento del cancer muchos de estos alimentos tienen propiedades que son principalmente las que actúan como anti cancerígenos.

Aceite de oliva. Su ácido oleico se inserta en la membrana celular y regula las señales que controlan la presión arterial y la multiplicación celular. Tiene efecto antitumoral y anti-hipertensor (estudio por CSIC i UIB)

Agua. No es un alimento pero no podemos vivir sin ella. Mantiene vivas nuestras células, regula muchas funciones y ayuda a la eliminación de toxinas por la orina y heces.

Aguacate. Contiene vitamina E gran antioxidante aliado contra el cáncer.

Ajo. Ayuda a reducir el riesgo de contraer cáncer por sus antioxidantes como la allicina, quercitina…

Albaricoque. Contiene betacaroteno que actúa atrapando radicales libres y moléculas de oxigeno libres que son compuestos tóxicos y cancerígenos.

Alcachofa. Contiene inulina, polisacárido muy eficaz en la prevención del cáncer de mama y colón.

Algas. Son depurativas, ricas en minerales y vitaminas y contienen fibra. Muy consumidas en Japón, donde la incidencia de cáncer de mama es muy baja. Se recomiendan para ayudar a eliminar los efectos secundarios de los tratamientos de quimio y radioterapia ya que refuerzan el sistema inmune.

Alimentos ricos en fibra. Tienen efecto protector ya que ejercen un mecanismo de secuestro de metabolitos potencialmente cancerígenos.

Arroz integral. Es una semilla, contiene inhibidores de la proteasa, que parece que retrasan la aparición de cáncer.

Berenjena. Retrasa el proceso de oxidación, favoreciendo el bloqueo de algunos tipos de cáncer.

Brócoli. Contiene cantidades grandes de vitamina C y betacaroteno, importantes antioxidantes.

Cebolla. Contiene alicina, compuesto rico en azufre que actúa como depurador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumular en la sangre y los tejidos.

Chocolate negro. Rico en flavonoides, antioxidantes que combaten el daño celular que conduce al crecimiento del tumor.

Cítricos. Ricos en viatmina C, antioxidante y estimulante de la células de defensa. Contienen flavonoides, protectores de los capilares sanguíneos que mantienen las membranas permeables y oxigenadas.

Coles. Contienen I3C, sustancia química que ayuda a reparar el ADN de las células

Espárragos. Es el alimento que contiene más glutathione, uno de los mayores enemigos del cáncer.

Espinacas. Ricas en carotenos, precursores de la vitamina A, que interviene en la prevención del cáncer.

Fresas. Efectos depurativos, ayudan a limpiar el organismo de toxinas. Contienen fibra, minerales y vitaminas.

Frutas del bosque. Moras, arándanos y grosellas son ricas en antocianina, un pigmento morado, que tiene un gran efecto antioxidante. También son ricas en vitamina A y C, minerales, pectina y ácidos vegetales. Se está estudiando su efecto preventivo contra la leucemia.

Frutos secos. Fuente importante de vitamina B, E y minerales como magnesio, manganeso, selenio y zinc. Muy antioxidantes. Ricos en grasas mono y poliinsaturadas que nos ayudan a disminuir el colesterol LDL (colesterol malo) y el nivel de lípidos en sangre.

Higos y ciruelas pasas. Ricos en niacina (vitamina B3), un potente inhibidor de la degeneración celular.

Huevos. Un estudio por expertos de Harvard demuestra que los huevos actúan como protectores por sus altos niveles de aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales.

Legumbres. Ricas en fibra e inhibidores de proteasas que previene de tumores de mama y colon principalmente.

Linaza. Perfecto para la digestión y además nos ayuda a prevenir el cáncer decolon.

Manzana. Contiene catequinas y quercetina, dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres.

Melón. Rico en betacaroteno, buen antioxidante, y es bajo en calorías, que mantiene a raya los tumores relacionados con al obesidad.

Miel. Tiene propiedades antisépticas. Perfecto para evitar infecciones asociadas a la bajada de inmunidad que conlleva el tratamiento.

Papaya. Contiene mucha vitamina C con propiedades antioxidantes que ayudan a evitar la formación de células cancerosas en el pecho.

Piña. Contiene ácido clorogénico y p. cumárico que combaten la formación de peligrosas nitrosaminas en el estómago.

Pescado. Sus ácidos grasos omega 3, además de ser beneficiosos para el corazón y arterias, también se utilizan para mejorar el estado de las personas con cáncer.

Pimientos. Ricos en betacarotenos y vitamina C, antioxidantes y protectores de las mucosas. También contienen capsaicina, que bloquea los compuestos precancerosos que aparecen en la carne y pescados ahumados y curados.

Remolacha roja. Su color morado esconde un potente regenerador celular, las betaínas.

Romero. Estudios demuestran que las propiedades antioxidantes del romero pueden ser activos contra el cáncer de colon, pecho, estómago, pulmón y piel.

Setas chinas (shiitake, reishi, maitake). Se utilizan en medicina tradicional china para reforzar el sistema inmune por la presencia de los betaglutanos, compuestos que estimulan la fabricación de interferon natural, eficaz anticancerígeno.

Soja. Contiene genisteína, inhibidor de las proteasas e isoflavonas, protectores frente al cáncer de mama.

Té verde. Contiene polifenoles, que anulan los efectos de las nitrosaminas y tiene poderes antioxidantes.

Tomate. Rico en licopeno, un caroteno que le da su color rojo y protege del cáncer de próstata. Su piel y pepitas también tienen efectos anticancerígenos.

Uva. La piel y las pepitas contienen el resveratol, que bloquean los agentes

Vino. Sus efectos quimioprotectores actúan ante diversos tumores.

Yogur. Las bacterias que contiene (acidofilus, lactobacilos) regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en la digestión. Muy útil para prevenir el cáncer de colon pero se recomienda para todo tipo de tumores.

Zanahoria. Su color naranja se debe a su riqueza en betacarotenos, antioxidante. Se cree que protege a los fumadores por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio.

No olvides que al mantener una dieta saludable y equilibrada reduces casi por completo los riesgos de padecer cáncer. Mezcla estos alimentos dentro de tu régimen alimentario diario para poder contribuir a mejorar tu enfermedad.