¿Existen alternativas a la Sal Común?

Miércoles, abril 20th, 2011

El componente del sodio que contiene la sal, es un nutriente que se necesita para el organismo, pero su recomendación es consumir 2 y 4 gramos al día. Si aumenta la cantidad esto conlleva la retención de líquidos y como consecuencia el aumento de la presión arterial.

Para esto es conveniente otras opciones para el consumo de la sal común (que tenga un sabor semejante) por supuesto las cantidades de sodio sea lo menos posible.  Vamos a entregar un listado de sal común:

 

Alternativas a la sal común

Sal de hierbas sin sodio

Es una preparación con hierbas aromática (tomillo, romero o el ajo) y verduras frescas (pimiento, cebolla, apio o el puerro). Se recomienda para sustituir la sal común en regímenes sin sodio, solamente aporte 1mg de este alimento por cada 10 gramos de producto. Se incorpora a los alimentos después de la cocción y destacar el sabor de los alimentos a base de carne y pescado.  También se usa para condimentar salsas y ensaladas.

 

Sales modificadas

Estas son sales elaboradas a las que se les extrae el 70% de su contenido en sodio. La podemos agregar a las comidas antes y después de su cocción. Se recomienda que los enfermos de diabetes y con problemas al corazón consulten con su médico antes de consumirla.

 

Sales dietéticas:

Se elaboran a base de cloruro de amonio y cloruro de potasio, por lo tanto la cantidad de sodio es nula. Como contiene cloruros, nos es recomendable a las personas que tienen alguna afección renal o hepática.  Se sugiere que se añade a las comidas después de su cocción porque tiene un sabor no muy agradable y queda en la boca un gusto a metal.

Sustituir la sal común por los condimentos.

El sodio lo encontramos en forma natural en una gran cantidad de alimentos.  Para que su consumo no sea excesivo, puede aliñar las comidas con otro tipo de especias.

Carne: Destaca el sabor de la ternera y el cerdo incorporando clavo, pimienta, laurel o ajo. La carne de las aves su sabor es más exquisito con el curry, la salvia y el estragón.

Estofados: Le puedes agregar laurel, ajo, albahaca, tomillo y orégano para sazonarlos.

Pescado: Se recomienda cocinarlo al vapor, a la plancha o al papillote. Puedes añadir unas gotas de limón y perejil picado, en vez de sal.

Verduras: Si le incorporas nuez moscada, eneldo y romero,  enaltece su sabor.