Cálculos renales

Jueves, octubre 20th, 2011

Para evitar la creación de piedras en el riñón, o incluso su reaparición tras haber sido tratadas, hay que adecuar la dieta:

–          Debemos beber mucha agua. El agua es el disolvente natural de todas las toxinas y los minerales. Si orinamos abundantemente evitamos que los cristales se agrupen en el riñón y formen piedras. Lo ideal es beber entre dos y cinco litros de agua a diario.

–          Hay que moderar los oxalatos (espinacas, acelgas, tomates, judías, fresas, chocolate,…). Los oxalatos se consideran los responsables primarios de los cálculos renales.

–          Moderar los lácteos todo lo posible, pero sin eliminarlos de la dieta, pues es perjudicial para la salud.

–          No consumir demasiada proteína animal, como la procedente de la carne, los huevos o el pescado. Estas comidas llevan un exceso de calcio en la orina, que ayuda a la aparición de las piedras.

–          No abusar de la sal.

–          Evitar el alcohol y los dulces.

Lo ideal es que la dieta esté esencialmente enfocada a los alimentos naturales, con abundantes zumos de frutas y/o hortalizas, en especial los ácidos (uvas, naranjas, limones, pomelos, melocotones, zanahorias, pepinos, melones, sandías, lechugas…). El arroz integral, además, reduce las posibilidades de crear piedras en el riñón.