Hemorroides

Jueves, octubre 20th, 2011

La dieta a seguir es muy importante para combatir las hemorroides. Es indispensable una adecuada alimentación para prevenirlas o, en todo caso, prevenir que empeoren.

Los alimentos más aconsejados son aquellos ricos en fibra. La fibra es vital para evitar el estreñimiento, de modo que los alimentos que la contienen en grandes cantidades aumentan el peristaltismo intestinal y favorecen así la expulsión de los desechos, que a la vez son más blandos y no dañan las paredes del recto.

Entre este tipo de alimentos encontramos:

–          Cereales integrales, tales como el arroz, el maíz, la avena o el trigo. Es importante comer este tipo de cereales para ayudar a la eliminación de los desechos. La avena es la que contiene más fibra soluble, así que es recomendable tomarla en forma de copos durante el desayuno. Otra buena opción es el pan integral durante las comidas. Si hay que comer pasta, que sea también integral. Por último, los suplementos de salvado pueden prevenir e incluso mejorar las hemorroides.

–          Las legumbres, tales como lentejas, judías, guisantes, garbanzos o soja, también son una importante fuente de fibra. Hay que destacar sobre todo los garbanzos, las alubias y los frijoles.

–          Las frutas, si bien no contienen tanta fibra como las legumbres o los cereales, también son dignos de mención, especialmente las naranjas, los higos, las fresas, kiwis, plátanos y peras, aunque también las pasas, los higos secos o las nueces.

–          Verduras y hortalizas: aquí mencionamos las zanahorias, las alcachofas, las patatas o  las espinacas como buenas fuentes de fibra contra las hemorroides.

–          Agar-agar. El uso de este polvo diluido en dos vasos de agua fría forma algo parecido a una gelatina que, al ser ingerida, favorece a la evacuación y disminuye el dolor. Se pueden preparar platos con esta gelatina, porque, por sí solo, el agar-agar es muy insípido.

Seguidamente, algunos alimentos que no aconsejamos para las hemorroides:

–          Cereales no integrales. Al refinar los cereales pierden casi toda la fibra, así que el arroz blanco, el pan blanco o la pasta no integral son elementos poco recomendables para esta dieta.

–          Azúcares refinados. Además de predisponernos a la obesidad, estos azúcares carecen casi por completo de fibra, favorecen el estreñimiento y perjudican a la víctima de las hemorroides. Hay que evitar a toda costa los alimentos que los contengan, como los pasteles y los caramelos.

–          Picantes. Todo aquello que sea picante acrecienta el dolor de las hemorroides; no es conveniente tomar nada con mostaza o pimienta.

–          Salazón o mucha sal. La sal excesiva perjudica las hemorroides, así que debemos reducir todo lo posible las aceitunas, anchoas, u otros alimentos ricos en sal.

–          Alcohol o café. En ambos casos, los estimulantes son totalmente inconvenientes. Algo que también deberíamos eliminar es el tabaco.