Comidas para combatir el herpes

 

La alimentación adecuada en el tratamiento del herpes se basa en el uso de ciertas comidas que previenen los brotes y ayudan a curar las heridas. Podemos encontrar:

Alimentos con vitamina C: Gracias a sus propiedades antioxidantes y cicatrizantes, esta vitamina previene los brotes y ayuda a que las llagas de los enfermos se curen con más rapidez. Los cítricos, como las naranjas y los limones, son ricos en vitamina C, pero también podemos encontrarla en las coles y otras verduras y algunas frutas.

Alimentos con Vitamina E: Esta vitamina, también llamada tocoferol, es también un poderoso antioxidante, y su función es la de proteger las células de la propia oxidación. Los pimientos y los higos chumbos son claros ejemplos de alimentos ricos en vitamina E.

Lisina: Se trata de un aminoácido que se usa como un suplemento casi siempre, pero la ingesta de alimentos ricos en lisina ayudan contra el herpes, acelerando la curación y a la vez retrasando los nuevos brotes. Estos alimentos son los plátanos, el apio, la zanahoria, los higos, aguacates, maíz,…

Bioflavonoides: La mayoría de los flavonoides, y en concreto los del té verde, neutralizan eficazmente los radicales libres. Usados junto a los alimentos de vitamina C, son capaces de acabar con el herpes. Algunos de los mejores son:

-          Alicina: Alimentos como el ajo y la cebolla

-          Catequina: La pera, por ejemplo

-          Naringenina: Sobre todo la encontraremos en los anacardos de cítricos y melocotones

-          Rutina: Los melones, los albaricoques, las uvas o las moras son claros ejemplos de alimentos ricos en rutina.

-          Quercetina: En las coles y también en las cebollas y las peras.

Alimentos ricos en zinc: El zinc es famoso por su capacidad de cicatrizar heridas. Algunos alimentos ricos en zinc son el apio, los higos, los cacahuetes, los anacardos, las cebollas, las patatas, los melocotones, las peras, los boniatos, los cereales integrales, las peras, etc.

 

¡Cuidado! Para tratar el herpes trata de evitar los alimentos ricos en arginina: los altos niveles de este aminoácido suelen incrementar los nuevos brotes del herpes. Así pues hay que evitar semillas y frutos secos, y tener extrema precaución con las calabazas, las semillas de sésamo, los guisantes, la soja, los espárragos, los guisantes, las espinacas, las judías secas, los pepinos, las berenjenas, etc.

 

¿Quieres conocer a fondo la cura para el herpes? Entra aquí e infórmate:

http://www.comidasquecuran.com/7-minutos/herpes.html

Carmen Rivera

Comments are closed.